Blog dedicado al western europeo. Cada semana una película.

Bienvenidos, gringos.

jueves, 26 de septiembre de 2013

UNA PISTOLA PARA RINGO



Una pistola per Ringo / A pistol for Ringo (España-Italia) - 1965

Director: Duccio Tessari

Intérpretes: Giuliano Gemma, Fernando Sancho, Nieves Navarro, Lorella De Luca, George Martin.

Si Por un puñado de dólares supuso un éxito sin precedentes y un pistoletazo de salida, Una pistola para Ringo sería el segundo bombazo del western mediterráneo, cosechando éxito allá donde se estrenaba. Evidentemente, al ser un título de los titubeantes inicios del género tenía las dificultades propias de pertenecer a los "pioneros" y habida cuenta de la influencia de la película de Leone, parece que la propuesta del director Duccio Tessari no tuvo tanto calado; aún así y no obstante, esta película les permitió tanto a Tessari como al protagonista Giuliano Gemma hacer carrera en el spaghetti, dejando un buen número de películas y asociando sus nombres al propio género.

Es cierto que en una bastante injusta y casi imposible comparación con la ya mencionada Por un puñado de dólares (por su acogida entre el público), Una pistola para Ringo sale perdiendo al no ser una película tan redonda y que incluso es fácil verle las costuras, pero sin duda es una obra dignísima, muy original y divertida, cuyos puntos fuertes se encuentran en las geniales interpretaciones del recién iniciado en el género Giuliano Gemma (previamente estrella del peplum y aquí bajo el seudónimo de Montgomery Wood) y el ya veterano Fernando Sancho.

La historia nos presenta a un joven, apuesto, bebedor compulsivo de leche, aficionado a jugar con niños y pistolero sin igual llamado Ringo (Ringo Nosequé, según el sheriff), el cual tras ser encarcelado por un ajuste de cuentas, es liberado para infiltrarse en la banda de Sancho, interpretado por el propio Fernando Sancho en uno de sus papeles más oscuros, atrincherada en el rancho del mayor Clyde junto con un puñado de rehenes y aprovechando bien tan ventajosa situación. La misión de Ringo, como no podía ser de otra forma, será la de liberar a los rehenes y entregar a la banda de Sancho y así veremos como entre iniciales suspicacias, Ringo se va haciendo un nombre entre las filas de Sancho, interactuando no solo con este, sino con el resto de maleantes y, especialmente, con la aguerrida hija de Clyde, personaje que a su vez, no dejando ninguna puntada sin hilo, mantiene un constante tira y afloja con la chica de Sancho, una guapísima como siempre Nieves Navarro.

Francamente, la película crece durante la primera mitad, con situaciones que van desde el humor, a veces en su vertiente más slapstick, hasta momentos de sadismo bastante duros, pues Sancho y los suyos son de gatillo fácil y aquí los disparos matan. Estos contrastes entre el propio Ringo, con su imagen y comportamiento casi infantil, y su violento entorno, siempre bajo la opresiva sombra de Sancho, hacen la película interesante y entretenida pero quizás se va diluyendo a partir de la mitad y ganando algo más de fuerza al final. Habida cuenta de que esta también fue la primera incursión en el western para Tessari, su laor es encomiable, sabiendo alternar esos momentos de brutalidad con otros de ligereza y otorgándole a la película un buen ritmo en general. La banda sonora corre a cargo de Morricone aunque, si bien no es una de sus partituras más memorables ni tampoco tiene ocasión de lucirse, siempre es agradable.

Como ocurriría en tantos otros casos, Ringo contaría con un gran número de secuelas de las que solo una tienen a Tessari y Gemma (aunque con notables cambios respecto a esta primera entrega) y el resto bastante apócrifas. No está mal para una de tantas "inocentes" perversiones del western yanki (Ringo era el nombre de John Wayne en La diligencia) que, asimilado y europeizado, nos dio películas como esta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada